Restaurante con amplia carta y gran variedad de tapas en Arrecife

El Rincón Granaíno del Charco es un sitio de tapas que cuenta con una amplia terraza que da para el charco de San Ginés, situado en el centro de Arrecife.

Puedes degustar gran variedad de platos y tapas, huevos rotos con pulpo y cebolla caramelizada y el pulpo al alioli gratinado, jamón Ibérico, carnes al grill, fritura de pescado y sugerencias del chef diferentes todas las semanas, sin olvidarnos de los exquisitos postres caseros entre otras delicatessen, todo eso acompañado con diferentes variedades de vinos.

Todos nuestros platos están elaborados con productos frescos de primera calidad, un referente gastronómico de especialidades culinarias andaluzas en Arrecife.

Todo en un espacio acogedor, dónde destaca un buen servicio y la atención al cliente siempre con una sonrisa. 

¡No dejes de visitarlo!

Parrillada
Parrillada

Parrillada de pescado para 2 pers.+ Rioja blanco o tinto 

Restaurante en Arrecife
Restaurante en Arrecife

Si esta buscando un restaurante en Arrecife acuda a El rincón del Charco. 
La comida espectacular 

El origen de las tapas
El origen de las tapas

Seguramente ya has probado muchas tapas entre la gran variedad existente, de las que podrás volver a disfrutar en cualquier restaurante con carta en Arrecife. Al ir de un bar a otro consumiendo tapas,lo llamamos tapeo, y si cenamos con tapas, lo denominamos picoteo. Más aún, las tapas pueden ofrecerse a altos personajes en banquetes llamados Tapas meeting. Es parte de nuestra identidad.

Muchas veces disfrutamos de las tapas al sentarnos en un restaurante con carta en Arrecife sin conocer su origen. Una de las versiones más conocidas se remonta al siglo XIII, durante el reinado de Alfonso X El Sabio. Este, estando enfermo, consumía vino a pequeños sorbos, acompañándolo de raciones de alimento. Se dio entonces la orden a los mesones de Castilla de que se sirviera el vino con alguna comida a fin de "tapar" los efectos del alcohol.

Una leyenda similar, acaecida durante el reinado de los Reyes Católicos, cuenta que se dio orden a los taberneros de no servir cerveza ni vino sin alimentos por la gran cantidad de accidentes causados por carreteros que habían abusado del consumo.

Otra anécdota cuenta que el Rey Alfonso XIII regresaba de Cádiz y que antes de volver a palacio se detuvo en el Ventorrillo del Chato. Allí pidió una copa de vino de jerez. Soplaba un fuerte viento y un diligente camarero tapó la copa del rey con una loncha de jamón. Sorprendido ante tal gesto, el rey preguntó por qué. El camarero se disculpó explicando que puso una tapa a la copa para evitar que entrara arena. El rey tomó el vino, comió el jamón y pidió otra copa "pero con una tapa igual". Los presentes, emulando al rey, rieron y pidieron lo mismo.

En el El Rincón Granaíno te ofrecemos además pinchos morunos, queso asado, carne de cerdo frita y un gran surtido de ensaladas para que disfrutes en compañía.